Los comedores mantienen los comensales a pesar de la ampliación de las becas

Las AMPA temen que los servicios de comedor y transporte se reduzcan con el cambio de jornada escolar. Este curso la reducción de inscripciones en el comedor escolar de los centros de Castellón que se han sumado a la jornada continua no ha sido muy acusada, puesto que se sitúa en un 8% y hace referencia a 213 alumnos menos respecto al curso pasado. Sin embargo, sí que destaca el hecho que no se haya incrementado a pesar de que la Conselleria ha ampliado el número de ayudas para el comedor escolar. Así lo dejan ver las cifras que presentadas por la dirección territorial a petición de FAMPA para analizar como afecta el cambio de jornada a la prestación de servicios a los centros.

El director territorial, Robert Roig, explicó que “esperábamos que se ampliara el número de comensales, puesto que se han concedido más becas que el curso pasado, concretamente, el presupuesto se ha aumentado en 10 millones de euros para todo el País Valenciano, lo que suma un total de 63,9 millones de euros para este curso 2016-2017”. A pesar de todo, en los centros con jornada continua se han registrado un total de 2.568 inscripciones, 213 menos que el curso pasado cuando se apuntaron al servicio 2.781 niños y niñas. El análisis se ha hecho con los datos de los centros de Castellón que tienen actualmente jornada continua que son el CEIP Marqués y el CEIP Ángel Esteban de Benicarló, el CEIP Santa Àgueda de Benicàssim, el CEIP El Pinar del Grao de Castellón, el CEIP Manel Garcia Grau de Castellón, el CEIP Dean Martí y La Mediterrànea de Oropesa, el CEIP Jaume Sanz de Peñíscola, el CEIP l’Albea de la Vall d’Amonacid y las escuelas Jaume I, Manuel Foguet, Misericordia, la Asunción, y San Sebastián de Vinaròs. En los datos se pueden ver ligeros aumentos de comensales, concretamente, en centros que ya tenían instaurada la jornada continua como los de Oropesa, pero también se mantienen los comensales o aumentan discretamente en el CEIP Misericordia, CEIP Jaume Sanz y CEIP Manel Garcia Grau.

Comedor Escolar

Por otra parte, las representantes de FAMPA también aprovecharon la reunión con la dirección territorial para tratar los problemas que aparecen en los centros durante las horas de comedor escolar. Así, se comunicó a la dirección territorial los problemas de ruido en el CEIP Exèrcit que, según explica el AMPA del centro, triplican los niveles permitidos. Esto ocurre debido a las infraestructuras de la zona de comedor del centro que contribuyen a la reverberación. Al respeto, los responsables de la administración se comprometieron a visitar el centro durante las horas de comedor y ofrecer soluciones al problema.

También se hizo referencia a los casos de mal comportamiento que aparecen durante las horas de comedor escolar. Al respeto, se hizo alusión a la falta de formación del personal del comedor y se propuso exigir formación como Curso de monitores o TASOC. Por su parte, la dirección territorial explicó que los problemas de conducta que aparecen durante las horas de comedor suelen ser la continuación de problemas de conducta de las aulas, es decir, que son problemas de centro que tendrían que resolver el personal docente responsable del comedor y no las monitoras y los monitores.

Asimismo, sobre el tema de la exigencia de mayor calidad de servicio en los comedores escolares, el director territorial afirmó que las escuelas y las familias participan en la licitación del comedor a través del Consejo Escolar y, por lo tanto, es a la hora de elegir empresa cuando tienen que exigir más calidad en el servicio, tanto en el menú como en la atención a los niños y niñas.