FAMPA Castelló asiste a una reunión con dirección territorial para esclarecer dudas sobre el inicio de curso

El 80% del alumnado de Castelló acudirá presencialmente a su centro

FAMPA Castelló Penyagolosa ha asistido este viernes a una reunión telemática con el director territorial de Cultura i Educación, Alfred Remolar, y el inspector de Educación, Juan Corchado. En el encuentro, se han abordado cuestiones relacionadas con la vuelta a las aulas y las nuevas medidas de seguridad e higiene. Concretamente, Castelló será la provincia con mayor presencialidad de la Comunitat con un porcentaje en torno al 80%.

La dirección territorial de Educación ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a las familias con respecto a un inicio de curso marcado por la pandemia de la COVID-19. En este sentido, la administración ha explicado que, además de todas las guías y protocolos en las que se establece cómo actuar en cada caso, las áreas de salud van a establecer un contacto permanente con todos  los centros educativos a lo largo del curso.

Para ello, habrá una comunicación directa y permanente con el responsable COVID con el objetivo de que cada centro pueda saber cómo actuar en cada caso. Según Corchado, “las actuaciones están bastante protocolarizadas y la coordinación con sanidad es grande”. Además, se han contratado tres mutuas que, a través de expertos, asesorarán a los centros y validarán los planes de contingencia.

Otro de los mecanismos que ha puesto en marcha la conselleria es un servicio de atención telefónica al que podrá recurrir toda la comunidad educativa para consultar sus dudas. Más de 200 profesionales que han recibido formación en esta área podrán atender las consultas de docentes, familias y otros actores durante el curso. También habrá información actualizada en www.aulasegura.es,  una web que dará respuesta sobre todo tipo de temas como el funcionamiento del comedor, los materiales y otras cuestiones.

Con la puesta en marcha de estas herramientas, la administración quiere garantizar la presencialidad de una forma segura. Por ello, sobre el absentismo escolar, dirección territorial ha subrayado que ante todo “prevalece el derecho a la educación de los niños y niñas”. En este sentido, Corchado se ha mostrado comprensivo con las familias que sienten preocupación e incertidumbre y ha reconocido que son “tiempos complicados y la gente necesita una adaptación”. Por eso, ha manifestado que van a dar “un margen para que, a partir de las certezas y la constatación, las familias vean que los centros son seguros”. Gracias al esfuerzo de los centros y los ayuntamientos, casi el 80% del alumnado podrá ir de forma presencial a sus clases en Castelló. Un porcentaje que llega al 90% en el caso de los estudiantes de segundo de bachillerato.

Respecto al inicio de curso, entre el 7 y el 11 de septiembre, dirección territorial ha detallado que se le ha dado autonomía a los centros para  que hagan la entrada “en función de sus características” y puedan adaptarse a las nuevas normas de forma escalonada. El servicio de limpieza también se adaptará a las características, al plan de contingencia y la realidad de cada centro. Además, se incrementará para garantizar la seguridad e higiene.

También se han previsto otros escenarios como un posible confinamiento. En este punto, dirección territorial destaca que la previsión es máxima y que en los casos en los que hubiera cuarentena o confinamiento está garantizada la educación. De hecho, los centros se han preparado para abordar la educación a distancia o semipresencial, han destacado.

Respecto a la jornada continua, Corchado ha recordado que está tasada y hay una normativa al respecto que la regula y ha manifestado que hay centros que, con autonomía y para que prevalezca la seguridad, han adaptado sus horarios de entrada y salida.

Las extraescolares han sido otro de los puntos del encuentro. Sobre este tema, dirección territorial ha explicado que se debe actuar con normalidad y que hay protocolos que las regulan. Por ello, se deben mantener los grupos burbuja siempre que sea posible o mantener las distancias y utilizar mascarilla siempre que esto no se pueda cumplir.

Por otra parte, han pedido la colaboración y complicidad de las familias a la hora de medir la temperatura diariamente a sus hijos e hijas. En los centros habrá termómetros para utilizarlos cuando sea necesario pero se evitarán largas filas a la entrada, que también aglomerarían al alumnado, con la participación de las familias.

Finalmente, se han mostrado satisfechos con la cooperación y el esfuerzo de todos los agentes educativos para diseñar el próximo curso. De hecho, han recordado que en la conferencia sectorial de educación se recogió prácticamente lo que la Comunitat Valenciana ya había puesto en marcha a excepción de algunas modificaciones. Por este motivo, han felicitado a toda la comunidad educativa por el consenso y la gestión de cara al inicio de un curso atípico.