La federación considera que se trata de una ley consensuada que pone en el centro a la escuela pública

FAMPA Castelló “Penyagolosa” defiende la LOMLOE porque, según expresa la entidad, se trata de una reforma educativa que se ha tramitado con el máximo consenso y marca el camino hacia una enseñanza más moderna e inclusiva. En este sentido, la federación remarca que se trata de una ley que pone las bases para una escuela pública igualitaria, más plural, y equitativa.

La entidad destaca como uno de los puntos fuertes del nuevo texto la alta participación a la hora de su elaboración ya que, según defienden, ha participado la comunidad educativa, estudiando y votando cada una de las más de 550 enmiendas que se suscitaron en el Consejo Escolar del Estado. Sobre dos de los puntos que han generado más controversia, resalta que “no elimina ni los colegios concertados ni los de educación especial ni suprime el castellano como lengua vehicular”.

En este sentido, FAMPA Castelló reitera que la LOMLOE apuesta por la escuela pública, dando prioridad a la inversión de dinero público en estos centros. Un punto que no supone la eliminación de la educación privada concertada sino una revisión de la situación legal de los conciertos, que se han ido incrementando de manera progresiva en los últimos años. De esta forma, la nueva Ley educativa contempla la existencia de los conciertos educativos con modelos limitados y siempre revisando la inversión en estos colegios y blindando la escuela pública como el pilar básico del sistema educativo.

Respecto a la lengua, FAMPA entiende que esta nueva norma no es un instrumento para eliminar el castellano como lengua vehicular. Según la federación, la LOMLOE garantiza el respeto del castellano así como de las lenguas establecidas como oficiales en las comunidades. Por eso, subraya que el castellano tendrá presencia real en el proceso educativo de todo el alumnado, con independencia de la Comunidad Autónoma donde resida. De hecho, la nueva norma busca precisamente asegurar que todos los estudiantes terminen su educación básica con un dominio pleno de la lengua castellana, igual que de la lengua cooficial que también le sea propia, y de, al menos, un idioma extranjero.

Sobre las críticas a la eliminación de los centros de Educación Especial, la LOMLOE no elimina la opción de los centros de Educación Especial. Concretamente, propone incrementar los recursos de los centros ordinarios, en la línea seguida por los organismos internacionales, para que todas las familias puedan optar por uno de estos centros y que este colegio ofrezca plenas garantías de calidad en la atención. En otras palabras, el objetivo es dotar a los centros de recursos para que exista una verdadera inclusión logrando que la inmensa mayoría del alumnado realice su proceso educativo en los centros ordinarios con todos los recursos humanos y materiales.

Con todo, FAMPA remarca que se trata de un texto redactado atendiendo siempre de forma prioritaria al derecho a la educación de los menores. Además, “supone caminar hacia la educación del siglo XXI que acerca al modelo que queremos de escuela pública, con igualdad de oportunidades, más plural, equitativa y moderna”, sentencian.