FAMPA Castelló apoya la asistencia a las aulas con el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria

La entidad se suma al comunicado que emitió la Confederación Gonzalo Anaya en el que defiende la presencialidad como garantía del derecho a la educación

La Confederación de AMPA Gonzalo Anaya, entidad de la que forma parte FAMPA Castelló Penyagolosa, emitió este miércoles un comunicado en el que defiende la asistencia a las aulas siempre que se garanticen las medidas de seguridad e higiene sanitaria. La organización puso de manifiesto su opinión ante la posibilidad de la decisión familiar de no llevar a sus hijos a los centros escolares. A pesar de que en la provincia no se han registrado quejas, plataformas o familias contrarias a la presencialidad, FAMPA Castelló apoya la asistencia a los centros como garantía del derecho a la educación.

Como ha hecho durante los meses de enseñanza a distancia, la federación castellonense reconoce el esfuerzo llevado a cabo por todos los agentes de la comunidad educativa así como por parte de la administración. En este sentido, destaca la implicación de los padres y madres como un agente esencial durante la educación en el confinamiento y subraya el papel de los docentes, quienes han brindado su apoyo en todo momento. No obstante, FAMPA Castelló lamenta las desigualdades ocasionadas por la brecha digital y la conciliación familiar, hechos que han agudizado las diferencias a nivel educativo tal y como recoge la encuesta que realizó hace meses a las familias.

Por este motivo, la entidad cree que acudir a las aulas es ahora una prioridad necesaria para garantizar la igualdad de oportunidades. Consciente de la crisis sanitaria, la federación pide ante todo unos centros seguros donde se garantice la salud de todo el alumnado y mantiene que la conselleria y todos los actores del sistema educativo han trabajado para que esto pueda cumplirse. En este sentido, FAMPA Castelló y el resto de federaciones de la Confederación Gonzalo Anaya reivindican la figura de enfermero o enfermera escolar, una demanda ya histórica que cobra una mayor importancia en la actualidad. Asimismo, creen importante una bajada de ratios que permitiría a su vez una mejor atención y educación.

Sobre el debate acerca de si el cuidado que se está teniendo con las medidas sanitarias es suficiente o no, la entidad sentencia que podría extenderse a cualquier lugar de trabajo, tienda, local de restauración y otros espacios. Por eso, remarca que para hacer frente a la pandemia “hay que vivir y convivir con el virus, por lo que hay que seguir adelante con la vida en las condiciones más normales posibles”. Además, la educación presencial permite el aprendizaje de cuestiones que son difíciles de conseguir a distancia como es el caso de la sociabilidad y socialización.

Por todo ello, el comunicado concluye que está permitido y que, además, “es el deber de las familias llevar a sus hijos e hijas a los centros escolares con total confianza” y con la seguridad de que se llevarán a cabo todos los protocolos de la manera más rigurosa posible siempre y cuando la pandemia lo permita porque, tal y como afirman, la salud es la prioridad: “pensamos que todas las niñas y los niños, mientras se pueda garantizar la seguridad sanitaria (y no haya peligro de contagio ni sean personas de riesgo por la cuestión que sea), tienen que asistir el máximo posible en las aulas y garantizar, así, el derecho universal en la educación de todas ellas”, sentencian.

Podéis consultar el comunicado completo aquí: COMUNICAT_CGA